miércoles, diciembre 29, 2004

Tlatelolco, violencia prefabricada


Pactaron Echeverría y Díaz Ordaz el 2 de octubre, en Palacio Nacional
Por David Santa Cruz Negrete

Al filo del mediodía del miércoles 2 de octubre de 1968, horas antes de la matanza, el entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz y su secretario de Gobernación Luis Echeverría Álvarez, se reunieron en Palacio Nacional para discutir, entre otros temas, lo relativo al mitin de ese día en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, según evidencian documentos en poder de La Crisis, obtenidos en el Archivo General de la Nación (AGN).

Sin embargo, una docena de periodistas aseguran haber estado con el mandatario en Guadalajara, Jalisco, ese día, y el propio Díaz Ordaz manifestó no saber nada respecto a los muertos, sino hasta la noche del 2 de octubre, pues "me encontraba en un sitio donde no había teléfono", aduciendo así su total ignorancia sobre lo sucedido. Esta última fue la versión oficial.

En una tarjeta con el sello de la Secretaría de la Presidencia, su titular, Emilio Martínez Manautou (abuelo del presidente del Partido Verde, Emilio González Martínez), por conducto de su secretario particular, Leopoldo Ramírez Limón, comunica al profesor Melchor Sánchez Jiménez, particular de Luis Echeverría, que el presidente de la República "concederá acuerdo al titular de esa dependencia el miércoles 2, a las 12 horas, en Palacio Nacional".

La tarjeta, encontrada entre millones de documentos en el AGN, está fechada el 1 de octubre de 1968 y la rubrica el propio Ramírez Limón.

Si el presidente tenía planeado salir de la ciudad, ¿por qué instruir a Martínez Manautou para citar a Echeverría? De ser cierta la versión oficial, indicaría que la gira de Díaz Ordaz fue improvisada ante lo inminente de la represión y que los reporteros que afirmaron haber estado con él, serviles al sistema, omitieron decir que los llevaron sin siquiera permitirles avisar a sus casas o recoger ropa limpia, e incluso que nadie viajó con el presidente, sino que lo vieron hasta llegar a la capital de Jalisco la tarde de ese día.

De acuerdo con otra ficha ampliamente difundida y de la cual jamás hubo desmentido, en el acuerdo del 2 de octubre Díaz Ordaz y su sucesor en la Presidencia, Luis Echeverría, hablaron en primer término del "mitin y manifestación", y en segundo lugar de la nota que indica: "González Guevara y rector". También hay una anotación que dice: "$ 19,000.00.- Sócrates", en aparente referencia al líder politécnico Sócrates Amado Campos Lemus, a quien se le acusaba de traidor desde el momento en que se le detuvo, aunque él ha desmentido en varias ocasiones este supuesto y negó haber recibido dicha suma de dinero. Entre otras cosas, también hablaron algo acerca de Notimex. ¿Habrán decidido la línea mediática para encubrir lo que estaba por venir?


Violencia prefabricada


El movimiento se inició por indignación, recuerda uno de los ex dirigentes del movimiento y en aquel entonces estudiante de la Facultad de Ciencias de la UNAM, Marcelino Perelló. El 17 de septiembre de 1968 declaró a Excélsior: "Los más indignados eran los politécnicos. Ellos no sabían lo que querían. Realizaban mítines en las calles. Sus reuniones se caracterizaban por la indignación."

Casi todos coinciden en que la violencia del Movimiento del 68 fue creada, quizá como el mismo movimiento, a través de personajes inciertos como el fundador y líder vitalicio de la Federación de Estudiantes Politécnicos (FEP), uno de los principales grupos porriles en el IPN, Alfonso Torres Saavedra, alias El Johny (actual director de una secundaria técnica), quien el 22 de julio de ese año, según documentos de la Dirección de Investigaciones Políticas y Sociales encontrados en el AGN, participó y presuntamente encabezó, junto con El Charro y El Mongol, el enfrentamiento que en punto de las 10 de la mañana se dio entre estudiantes de las vocacionales 2 y 5 contra los alumnos de la escuela Isaac Ochoterena, quienes fueron apoyados por dos pandillas de delincuentes: Los Arañas y Los Ciudadelas, cuya represión desencadenó el histórico movimiento.

Incluso, la violencia por parte del Ejército que dio pie a la matanza de la Plaza de las Tres culturas, pareciera fabricada, de acuerdo con los documentos del general Marcelino García Barragán, publicados por Julio Scherer García en el libro Parte de Guerra, así fue. Los sucesos son narrados por el primero al general Lázaro Cárdenas del Río, quien le solicitaba a Barragán la liberación de los presos políticos:

"Empezó (el mitin del 2 de octubre), y a la hora en que Sócrates (Amado Campos Lemus) estaba más entusiasmado hablando a la multitud con micrófono en mano, un soldado escogido por el capitán X, muy fuerte y decidido, jaló de las piernas a Sócrates derribándolo; éste siguió hablando hasta que el capitán le puso su pie en el micrófono y se lo quitó. En esos momentos comenzaron los disparos de las cinco columnas de seguridad que, a las órdenes de XXX, estaban apostadas en las azoteas de los demás edificios esperando al Ejército, que contestó el fuego."

Ahí, en el edificio Chihuahua, se encontraba también el capitán Fernando Gutiérrez Barrios, director de la temida Dirección Federal de Seguridad, quien se encargaría años después de iniciar la guerra sucia. Incluso, es a través de éste que García Barragán consigue los departamentos en Tlatelolco, mismos que controlaba el Estado Mayor Presidencial, al mando de Luis Gutiérrez Oropeza.

En el libro Trampa en Tlatelolco, síntesis de una felonía contra México, escrito por Manuel Urrutia Castro y cuya única copia conocida está en la biblioteca de El Colegio de México, se destaca que García Barragán y Mazón Pineda aseguran que los hechos del 2 de octubre de 1968 "fueron una trampa para desprestigiar al Ejército", lo que no exime acciones paranoides por parte de algunos elementos de seguridad, quienes arremetieron en contra de la población civil, como lo demostraron las fotos publicadas por diversos medios.

Tampoco habría que desestimar la existencia de columnas armadas, conformadas, ésas sí, por estudiantes, principalmente del Politécnico, como demostraron los periodistas Jacinto R. Munguía y Juan Veledíaz, formadas, según Guevara Niebla, por iniciativa de Sócrates Amado Campos Lemus, y en la que participó Jorge Poo Hurtado, según declaración de quien luego fuera parte de uno de los principales grupos guerrilleros del país.

Después rodarían cabezas. De acuerdo con documentos del Departamento de Estado de Estados Unidos, tanto Gutiérrez Oropeza como Mario Ballesteros Prieto, este último jefe del Estado Mayor de la Secretaría de la Defensa Nacional, "se excedieron en sus funciones" y "cambiaron deliberadamente las órdenes emitidas por García Barragán", y como respuesta a su proceder fueron destituidos.

Pero todavía quedan algunas dudas: ¿Ballesteros Prieto y Gutiérrez Oropeza actuaron deliberadamente para generar el fuego cruzado? ¿La orden final fue pactada en Palacio Nacional ese miércoles2 de octubre al mediodía? Será pues la Fiscalía Especial que investiga estos casos la que deberá armar el rompecabezas de un acto violento que aún hoy pesa en la conciencia nacional, aunque el presidente Gustavo Díaz Ordaz asumió en su Quinto Informe de Gobierno, leído en septiembre de 1969, la responsabilidad histórica de lo acontecido.

Sebastián Negociante Geométrico

David Santa Cruz Negrete
Al rededor del mundo existen cientos de esculturas de Enrique Carvajal, conocido mundialmente como Sebastián, de hecho cualquier habitante de la ciudad de México conoce al menos una de sus obras, la más famosa de todas sus monumentales en hierro fundido: “El Caballito ”, cuyo nombre real es “Cabeza de Caballo”

Nacido en 1947 en ciudad Camargo Chihuahua, vino a la ciudad de México, como el mismo comenta “con la secundaria terminada y el miedo a ser rechazado” a inscribirse en la Academia de San Carlos hoy Colegio de San Idelfonso, donde por segunda vez a lo largo de su carrera, expondrá su obra cargada de lenguaje geométrico, seguramente influenciada por la obra de uno de sus contemporáneos del que fue asistente, Mathias Goeritz.

Sebastian, como se hace llamar Enrique Carvajal desde 1965, se asume tímido e introvertido, es amable por naturaleza y reniega de los protocolos, para corroborarlo se le pregunta al inicio de una charla, luego de un par de horas de atender a decenas de periodistas quienes reverencialmente le llaman maestro.

--¿Le puedo llamar Sebastian?
--Claro --responde sorprendido y con voz de quien no esperara más, como diciendo ¿de que otra manera quieres llamarme, distinta a como he decidido que me llamaran?

Las esculturas theragonales de hierro fundido nos rodean, adornan el patio del museo ubicado en la calle de San Idelfonso donde a partir del 15 de abril próximo se presentará la muestra titulada Geometría Emocional, y nos enteramos que la mayoría de la piezas han debido ser subidas a brazo, pues en la histórica construcción no pueden entrar grúas para movilizar las esculturas de varias toneladas.
Sebastian

--Me gustaría hablar, sí con el artista, pero también con la persona que ha sabido vender su obra...
--Que lo diga bien—dice Sebastián volteando a ver a los ahí presentes-- con el negociante.

--Más bien con el empresario
--Bien, los artistas de este tiempo, cualquier artista de este tiempo, que quiera lograr éxito tanto en México como en el extranjero necesita tener un talento extra, el talento de saber negociar y saber cuidar su dinero, el que no cuida su dinero y no promueve y no hace cosas para su propia obra, esta mal.
Y lo está porque generalmente los artistas estaban pensando en el paternalismo del gobierno y de las instituciones, esto no existe..., existe a medias, no puede uno decir, “que San Idelfonso me patrocine”, pues no. Por eso lo que yo hice fue, que la fundación estuviera detrás de Sebastian, ayudándolo y patrocinandolo y promoviéndolo.
Porqué, porque hay mucha obra que ha hecho Sebastian y que debe conservarse, ya de por si hay mucha obra que está mal atendida, entonces la fundación es para eso, para ver y arreglar lo que está mal, pero yo mismo lo planteé porque he tenido la experiencia de muchos otros artistas que a obra se diluye y se pierde, o se echa a perder o esta en una familia o en otra y el artista es el que pierde.
Por ejemplo el caso de Mathias Goeritz, hay una obra de él en Guadalajara, pero está seccionada toda la colección, y eso como que no es justo y si hay una fundación, toda la producción del artista queda protegida. En ese sentido es como lo he sabido llevar y se lo recomiendo a todos los colegas para que se protejan, porque si no en esta vida nadie va a patrocinarlo a uno...

--¿Se acabó la etapa de los mecenas?
--No, hay mecenas, pero uno también debe saber negociar con ellos, porque hay quienes dicen, “sí pero yo me quedo con la obra”, ese es el mecenazgo. Bueno, vamos ver como porque por acá tengo un mejor mecenas, entonces hay que ver quien da más o mejores cosas, y entonces sabes cual es el mecenas que te conviene, porque esto representa mayor capital que me permite a mi seguir trabajando.

--¿entonces el autor no solo tiene que vender, sino también que exponer?
--Bueno ese es un proceso medio complicado, es un proceso de destino, de inteligencia del que está produciendo. Si mi destino viene por aquí y viene medio raro, lo atrapo y trato de conquistarlo, si se me va... bueno pues yo lo intenté, pero hay otros que se quedan como genios viendo pasar su destino y su oportunidad y no hacen nada.
Yo he tratado de tomarlas todas y algunas las logro, otras no, hay fracasos que uno no enseña, porque si los enseñara sería mediocre y sería muy triste estar diciendo “pobrecito de mi”, yo lo que enseño son los éxitos, y ya.

--¿Sería posible el Sebastián artista sin el Sebastián empresario?
--El Sebastián artista sin el Sebastián empresario es posible, pero quedaría una obra muda, muda en el sentido de guardada. Yo soy una persona muy tímida, la verdad, y vengo desde abajo, entonces me ha costado mucho trabajo abrirme y luchar, pero como yo supe que tenía la posibilidad de hacer obra, tenía que defenderla y como vi que nadie iba a defenderla lo tuve que hacer yo.

--¿Y es posible el empresario sin el artista?
--Sí , también, porque yo desde niño quería ser empresario

--En la actualidad, hay una gran tendencia a decir que todo es arte conceptual, cualquiera tuerce fierros y dice es arte...
--En todas la épocas ha sucedido esto, en todas las épocas ha habido creadores, recre adores y charlatanes, de verdad que en todas las épocas. Desde Leonardo, hay muchas muchas copias de la época, que son mediocres y son muy malas, parecían Leonardo pero por seguir nada mas su fuerza expresiva pero eso es muy evidente.
Todo lo que no es, tarde o temprano con el tiempo se cae, lo que es permanece, eso por ejemplo a mi jamás me ha preocupado, hay quienes me preguntan “oye tú que piensas ¿vas a trascender?”, yo no sé yo estoy trabajando con mucha intensidad con mucha claridad de lo que quiero hacer, lo demás lo definirá el público y el tiempo, pero en todas la épocas hay eso, cuando se dio la pintura de acción como gran novedad, existieron miles de pintores de acción, todos andaban embarrando lienzos, pero muy pocos llegaron a tener una personalidad, por ejemplo Jackson Pollock, él tenía personalidad y conciencia, en cambio todos los que en mi época de estudiante hacían pintura de acción, ya no existen porque era una mera copia pues.

--¿Sebastián se considera vanguardista?
--No yo nunca me preocupé de la vanguardia, yo lo único que hice fue empezar con un lenguaje geométrico y decir todo lo que tenía que decir con ese lenguaje y serle fiel y no ser geometrista mexicano sino ser un escultor con vocación constructiva, que puede evocar figuración, hasta realismo evocándolo con la geometría, eso es lo que hago.
Yo uso la geometría como una visión científica, formal, racional, dándole mi sello de emoción para que se haga una obra aveces orgánica, a veces caliente, a veces vitalista. Incluso creo que el futuro del gran arte es utilizar los descubrimientos más avanzados de la tecnológica y científicamente, otra vez arte, ciencia y tecnología, como en el renacimiento.

domingo, diciembre 26, 2004

Partidos y autoridades involucrados en tala ilegal

David Santa Cruz Negrete
Plan de Zaragoza Nuyoo, Oaxaca.- Eusebio Aparicio García y Pedro Cruz Salazar, indígenas mixes, fueron asesinados por “paramilitares” ligados a presidentes municipales y a sus partidos quienes protegen a los Talamontes del estado a cambio de sumas millonarias.

La denuncia fue hecha pública dentro del 1er encuentro de Autonomías Indígenas organizado por el Consejo Indígena Popular de Oaxaca (CIPO) en Plan de Zaragoza Nuyoo, poblado sumergido en la sierra de la Mixteca, donde la nubes tocan el suelo y hacen que los verdes cerros se vistan de azul.

Cerca de esta comunidad también han tenido problemas con los talamontes, en Santa María Ocotlán, comenta una señora “les han aventado piedras grandes a las casas desde la punta del cerro y la otra vez hasta apareció un muerto”. Los conflictos agrarios se ha generado principalmente por los empalmes a la hora de la repartición de tierras y de las resoluciones presidenciales realizadas sobre planos imprecisos y sin la visita ocular de los territorios, así hay zonas que pertenecen al mismo tiempo a dos comunidades.

En nuestro país, existen según diversos especialistas cerca de mil 500 asuntos agrarios, 450 de ellos en una situación delicada y 260 ubicados como focos rojos. El gobierno federal solo reconoce 422 conflictos agrarios que involucran en promedio 600 mil hectáreas, concentrados en los estados con mayor población indígena, de éstos, 14 han sido denominados como focos rojos.

Según cifras de la Secretaría de la Reforma Agraria hasta el momento se han suscitado 69 enfrentamientos lo que dejó 373 muertos y 104 heridos. Las etnias involucradas son la chatina, chol, huave, huichol, lacandona, mixteca, purépecha, tzeltal, tojolabal, tzotzil, yaqui y zapoteca. Los conflictos se desarrollan principalmente en zonas con recursos maderables, paraíso de los talamontes, quienes negocian con las autoridades municipales para que les permitan realizar su labor con total impunidad.

“Además las autoridades municipales han permito y hasta fomentado los enfrentamientos” comenta el representante Purehépecha del Consejo Nacional Indígena, Salvador Campanor, las autoridades ponen en contacto a las comunidades con industrias forestales, “estas les ofrecen a los compañeros dinero por adelantado y prestamos para cortar la madera, luego ya endeudadas las comunidades les exigen el pago en especie”, de esta manera entran en un círculo vicioso que lleva a la ilegalidad.

La madera cortada de día de manera legal se vende en los mercados locales, pero las más, la que se tala de noche y a destajo se vende fuera del estado y hasta del país, “esa ya tiene dueño cuando se corta”, dice Román Mendoza Cruz, quien pelea todavía por las tierras que fueran de sus abuelos en la agencia del Agua del Toro Municipio de Santa Catarina, a quienes desalojaron los pobladores de Santa Lucía y Monteverde hace 69 años para despojarlos de mil 250 hectáreas de bosques maderables.

En esta zona abundante en ocotes, encinos y gretados (árboles productores de maderas finas), son miembros del Partido de la Revolución Democrática quienes azuzan a los pobladores para “defender sus tierras”, de las que los agitadores obtienen ganancias millonarias, entre ellos el líder indígena señala a Marcelino Hernández, Natalio Hernández y a Asunción García como los principales agitadores de la comunidad, “estas personas encabezan las invasiones y los ataques, "el presidente municipal--asegura Román Mendoza--, les da armas para que se defiendan y ellos las usan contra nosotros, que solo queremos nos devuelvan las tierras para sembrarlas, no para deforestarlas”.

Del otro lado de la siera en San Miguel Aloapam las agresiones son cosa diaria para quienes viven ahí “el mes pasado mas de 400 personas agredieron a 36 mujeres de una comunidad campesinas, disque por que iban a reforestar y les querían destruir a ellas su sembradíos de papa y maíz” dicen José Cruz Cruz y Crisóforo Perez, ellos son de la comunidad de Aloapam y aseguran que “el presidente municipal Esteban Méndez Hernández es uno de los principales responsables de los ataques, pero como tienen comprados a las autoridades nadie les hace nada”.

Los pobladores de Aloapam, piden se les reintegren las mas de 12 mil hectáreas de propiedad comunal a las cuales dicen tener derecho, para así participar del reparto de ganancias producto de la tala legal a la cual tiene derecho la comunidad y con la cual se ampara el presidente municipal para disfrazar el ecocidio que comete con la tala excesiva de árboles.

Sin embargo la disputa por el paraíso que representa esta zona vecina al estado de Guerrero, puede que no cambie en el corto tiempo a pesar de que la Secretaría de la Reforma Agraria dijo haber solucionado nueve de los 14 focos rojos. En estos conflictos estuvieron involucradas 87 mil hectáreas y 38 mil sujetos agrarios, entre los cuales hubo 18 enfrentamientos, lo que dejó 82 muertos y 104 heridos. El costo de la solución, según el titular de la SRA, Florencio Salazar Adame, fue de 482 millones 877 mil 433 pesos.

De acuerdo con las autoridades pronto apagaran cinco focos rojos detectados en cuatro estados del país: Oaxaca, Chiapas, Michoacán y Sonora. En ellos están en disputa 674 mil 762 hectáreas y 67 mil campesinos e indígenas sujetos a atender, sin embargo en medio de la sierra, la impresión es diferente, los indígenas siguen siendo explotados y engañados, la misma cantaleta de siempre parece surgir como de los textos de Arreola “señor oidor, señor gobernador [...]: nos lo quitaron todo...”

sábado, diciembre 25, 2004

La locura esta en el Aire. Radio la Colifata

David Santa Cruz Negrete
Ya son trece años de que locura está al aire en Argentina, se transmite desde el psiquiátrico José T. Borda, ahí donde llegan los enfermos mentales de pocos recursos o donde mejor dicho sus familiares, si es que tienen, los abandonan. Y cada vez llega más lejos, ya los ha transmitido la BBC y desde la base esperanza de la antártida se radió en onda corta.

Radio la Colifata inició como una terapia ocupacional propuesta por Alfredo Olivera, un antropólogo nacido en una familia de periodistas, quien por aquel entonces estudiaba la carrera de psicología, ahí combinó sus pasiones y el 3 de agosto de 1991 vio la luz su taller ocupacional de radio en uno de los psiquiátricos más conocidos del país gaucho, después llevaría las grabaciones a una estación radiofónica donde fueron programadas cápsulas de dos minutos. La respuesta fue increíble, la gente llamaba y pedía más.

Fue precisamente el público quien decidió se llamara La Colifata, palabra del lunfardo—dialecto o sublenguaje de los barrios bajos de Argentina—que significa loco, pero desde un punto de vista de aceptación social, vamos hasta cariñoso. Y son los internos quienes hablan, quienes expresan su sentir desde adentro de la locura.

Durante su segunda visita a México Olivera platicó con nosotros, el lanzamiento de un disco de Manú Chao titulado Siempre Colifata, trajo a este hombre esbelto y desaliñado de 36 años, pero que aparenta menos, a tierra azteca y por uno de esos azares del destino coincidimos sin proponérnoslo para concretar la entrevista pactada desde hace un año.

Bebidas de por medio para mitigar la sed de esta calurosa temporada, hablamos acerca de la locura, esta según Alfredo “es un estado de sufrimiento que a veces se torna infinito, que se presenta sin bordes sin límites donde emerge un estado de dolor difícil de describir” y es precisamente a través de la radio como ellos pretenden ponerle un límite a es sufrimiento. Pero “también es una representación social, se habla de los locos que quieren cambiar el mundo; los que tiene poder y hacen las cosas mal; se refiere a la insensatez total y permanente, en fin hay muchos significados.

“Cuando se trata de personas internadas en un psiquiátrico se piensa la locura como la demencia, la insensatez, como la peligrosidad, como aquello que como respuesta pueda traer lo inesperado y hace que la sociedad no sepa conducirse frente a ella y le tema, la evada o la acalle. Quién tiene un familiar internado con problemas mentales no habla del tema, como que se apaga. Nosotros desde la radio intentamos que la sociedad comience a animarse a hablar de la locura en su dimensión de sufrimiento, sin desconocer que quienes sufren mentalmente son seres humanos y tienen derecho a la expresión y a comunicarse. Así desde la radio abordamos el problema desde el punto de vista social y clínico”.

Por esto último el modelo de la Colifata ha sido replicado en varias partes del mundo por ejemplo España, donde en Barcelona hace seis meses iniciaron un proyecto con base en la experiencia argentina, incluso varios de ellos se formaron directamente en la Colifata; en Collado Villalba a las afuera de Madrid y en Murcía también hay experiencias de este tipo; en Uruguay hay una radiodifusora en un hospital psiquiátrico; dos en Chile, una de ellas en Santiago en el Sanatorio del Peral y en Argentina ya existen entre 15 y 20 réplicas que utilizan la radio con objetivos sociales y terapéuticos.

“La radio es un alivio al sufrimiento” comenta Olivera quien empuja un trago de cerveza oscura, y la noche, que en esta época del año llega más tarde cubre ya los árboles, mientras estos sueltan sus hojas al refrescarlos el viento. “Es una herramienta—continúa—que intenta aliviar el sufrimiento psíquico de aquellos que la componen y protagonizan. Y es en este acto de protagonizar la palabra en nombre propio dirigida al resto de la sociedad, como obtenemos resultados de alivio mediante distintas técnicas que se ponen en juego al interior del dispositivo radial-grupal”.

-- ¿La radio es un escape a la locura o de la locura? –le cuestiono
“Si la pensamos como escape de la locura, yo le agregaría el escape de la dimensión mortuoria, tanática que a veces trae consigo el padecimiento psíquico. Es decir ponerle un freno a la irrupción de ciertos fenómenos que llevan a esta gente a un estado donde el mundo se derrumba.

“Y el mundo es aquello que tiene que ver con la función simbólica, esto es tomar al lenguaje como soporte de la propia existencia de significarla, de aceptar que viven en un presente compartido y de generar proyectos de vida.

“Pero por otro lado es una vía de escape a la locura, es decir que la locura pueda también expresarse para que haya otros que conozcan a estas personas, que en muchos casos sí son diferentes y funciona su psiquis y su forma de estar en el mundo de un modo distinto e intentamos generar condiciones para una sociedad más tolerante, sin desconocer la necesidad obvia de crear dispositivos de atención a este fenómeno.

“Entonces sería un escape a la locura pero a su vez también una posibilidad de que se pueda expresar, y valga la metáfora, para diluirla en la escucha de otros y que estos le devuelvan a los que hablan el estatus de existentes”

En la actualidad Alfredo está preparando un libro donde vendrán los resultados de la investigación realizada al paralelo de La Colifata, estos han demostrado estadísticamente el alto nivel de ayuda de la terapia para con los pacientes, al punto de haber disminuido considerablemente la reinternación de los pacientes dados de alta siempre y cuando sigan asistiendo a la terapia radiofónica.

Visiblemente emocionado por el rumbo de la plática que el propio Alfredo reconoce pocas veces se toca nos explica el proceso antropológico-psicológico por el cual el paciente obtiene estos resultados.

“Mucha gente se acerca a radio la Colifata sin intención de tomar el micrófono para hablarle a la sociedad, solamente quieren descargar aquello que los está acosando o preocupando y eso tiene que ver con otro interlocutor no el del semejante, sino uno que está dentro de su cabeza.

“Además con el solo ingreso del paciente al dispositivo radial, ya hay otros que los van a escuchar, los radioescuchas invisibles, pero también están sus compañeros quienes operan como oyentes y nosotros como coordinadores. Y además se inscribe en dos ejes, el del espacio y el tiempo, esta persona cuenta su posición delirante pero dentro hay un marco que lo contiene y lo acota y a partir de ahí lejos de quedar enquistado en esa posición delirante si bien no la abandona empieza a tender lazos a partir de este espacio de escucha. Reconocen que en algún lugar se les reconoce y se les acepta con lo que traen y partir de eso empieza cierto proceso de apertura.

“Había gente que no tenía siquiera construida la imagen de otro como un posible destinatario de un decir, empieza a relacionarse con los demás, porque hay un presente que los convoca. Porque hay un descubrimiento, unas ganas—por decirlo de manera poco científica--de entablar relaciones, porque el presente se ha vuelto interesante: Y eso no es poco”, concluye.

La oscuridad llega por fin, las cervezas que nos hacían compañía hace tiempo se han marchado y lejos del Borda por una horas la locura ha estado en el aire.