miércoles, julio 13, 2005

La estrategia de Cárdenas

La renuncia de Cárdenas ¿Ruptura o Reacomodo?

Por David Santa Cruz
Ante las escasas posibilidades del Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas para ganar la elección interna del Partido de la Revolución Democrática, el martes pasado decidió renunciar a participar en dicho proceso, para iniciar lo que llamó una “nueva opción, que trascienda e involucre a partidos políticos, organizaciones sociales y ciudadanos en lo individual”.
De manera casi inmediata el actual dirigente del PRD Leonel Cota Montaño aclaró que Cárdenas no renuncia al partido. A decir de Porfirio Muñoz Ledo, cofundador del PRD, "la carta (de Cárdenas) no es una declinación (a la candidatura) es una separación del partido”, lo cual le permitiría posicionarse "para otra decisión política del futuro”.
En este punto coincide el académico y analista político Ricardo Raphael “el ingeniero Cárdenas esta haciendo un cálculo de mayor envergadura, una de dos o como lo dice ambiguamente en su carta, se lanza a la construcción de una ‘nueva’ opción, sea ciudadana o partidista, bajo el formato de un frente igual al de 1988 y entonces consolida su posición de liderazgo moral o político en lo que queda de la transición o bien negocia con Andrés Manuel López Obrador y el PRD. Si uno lee la carta se pueden entender ambas cosas”.
Para Raphael esta decisión va a depender de lo que Andrés Manuel López Obrador le ofrezca además de la reacción que pueda tener la sociedad al respecto, e incluso señala que en su opinión el propio Cárdenas o alguien cercano ha tenido conversaciones con el subcomandante Marcos, dada la similitud de la postura del líder moral del PRD con la Sexta Declaratoria desde la Selva Lacandona.
“Además habrá que ver a los grupos que apoyaron al ingeniero que escenario prefieren, si el del ingeniero en el PRD o el del ingeniero fuera del PRD, y me refiero al grupo de empresarios encabezados por Alfonso Romo y el Grupo Monterrey, los grupos de empresarios de Guadalajara que esperaban ver a Cárdenas en la contienda, y finalmente vamos a ver que le conviene más la hijo del ingeniero, Lázaro Cárdenas sin su padre en el PRD es un hombre muy débil y el padre lo sabe”.
De esta manera la decisión dependerá de los grupos que lo apoyan, en resumen los altermundistas encabezados por Marcos, el Grupo Monterrey y parte de los empresarios de Guadalajara, así como el Grupo Michoacán encabezado por el gobernador del estado Lázaro Cárdenas Batel, hijo de Cuauhtémoc Cárdenas.
Sin embargo para el ex diputado Marco Rascón, y gente cercana a Cárdenas, este optará por la primera opción, “yo veo a un ingeniero Cárdenas recorriendo el país y aglutinando a las fuerzas de la izquierda” y se dice esperanzado de que no opte por la vía de la negociación con el político de origen tabasqueño.
De esta manera el fundador del PRD, estaría mejorando sus condiciones de negociación, donde bajo ninguna circunstancia, en las condiciones actuales obtendría la candidatura del partido, por lo cual sería absurdo de parte de López Obrador cederla cuando tiene una popularidad del 70%.
Raphael indica que López Obrador ha tratado de ser lo mas respetuoso posible con Cárdenas Solórzano, y recuerda que en 1988 con el Frente Democrático Nacional no hubo interna, el candidato fue Cárdenas; en 1994 tampoco hubo interna, el candidato se llamó Cuautémoc Cárdenas.
En el 2000 sucedió lo mismo, generando una ruptura con Porfirio Muñoz Ledo, quien fue aplastado por los Cardenistas. "Él (Cárdenas Solórzano) considera que no hay condiciones para competir adentro, a mi me pasó, pero yo pienso que su partido no lo atacó, no lo ha ofendido, creo que fueron muy considerados con él, no fue mi caso", recuerda Muñoz Ledo.
Ante esto Ricardo Raphael se pregunta, “en el 2006 porque habría de haber interna, el candidato se llama Andrés Manuel López Obrador. Sopa de su mismo chocolate, y no digo que sea lo adecuado, pero lamentablemente uno crea reglas contra las que después debe competir”.

Entrismo en el PRD
Para el equipo de Andrés Manuel López Obrador la renuncia de Cuauhtémoc Cárdenas era tan inevitable que mandaron a hacer encuestas sobre el impacto de una eventual ruptura del ingeniero con el partido y el tabasqueño, la cual a al interior del PRD costaría alrededor de 8 puntos para López Obrador y entre 3 o 4 puntos al exterior, aunque hay quienes aseguran que el Ingeniero Cárdenas representa donde sea 6 % de la votación nacional.
Sin embargo la posibilidad real de que el ex gobernador de Michoacán salga del partido del Sol Azteca es remota, incluso Marco Rascón considera que esta renuncia a participar en la elección interna es el inicio “de una recuperación de la independencia de la izquierda mexicana, después de que fue copada en todas sus estructuras hasta llegar a la dirección del partido”.
Y es que en la actualidad algunos personajes que fueran cuadros del Partido Revolucionario Institucional cercanos al ex presidente Carlos Salinas, unos, y al ex mandatario Ernesto Zedillo, otros, a consideración de Marco Rascón, realizaron lo que en el argot político se llama “entrismo”, esto es que al perder el propio partido o ante la imposibilidad escalar dentro de una estructura partidaria, un grupo de gente comienza a afiliarse a otra fuerza política con el fin de “tomarla por asalto” hasta llegar a la dirigencia y poco a poco deshacerse de los líderes y cuadros que le son opuestos para quedarse con las bases, la estructura y el registro para así impulsar su proyecto de grupo.
Ante estas condiciones que inevitablemente llevaran a López Obrador a la candidatura presidencial del PRD, Rascón se muestra confiado de que Cuautémoc Cárdenas, logrará aglutinar una fuerza de izquierda que recupere el PRD, aunque esto no sea para el 2006.