jueves, agosto 14, 2008

Evo se mantiene

Triunfa Evo Morales en el referéndum revocatorio, sin embargo la oposición también se vio fortalecida, lo que los obliga a tender puentes para el diálogo.


Lejos de lo que se pensaba el referendo revocatorio celebrado en Bolivia, la semana pasada, transcurrió sin mayores problemas, de ello dio cuenta la Organización de los Estados Americanos (OEA), la cual felicitó al gobierno y al pueblo de aquel país “por el ejemplo de civismo exhibido”.

Sin embargo y a pesar de que el presidente Evo Morales refrendó su mandato, las cosas podrían no sucederse de manera tersa, toda vez que junto con él fueron ratificados cuatro de los prefectos opositores: quienes integran la región separatista conocida como la “Media Luna”.

En 2007 el presidente boliviano envió un proyecto de Ley de Revocatoria de Mandato para su cargo, el del vicepresidente y los nueve prefectos departamentales. El 8 de mayo pasado, el Senado aprobó la norma legal que derivó en las votaciones del 10 de agosto, donde sólo quedaron en el cargo aquellos que consiguieron similar o mayor cantidad de votos que los obtenidos en las elecciones generales de diciembre de 2005.

De acuerdo con los conteos rápidos realizados por la empresa Ipsos Apoyo, Opinión y Mercado para el diario Boliviano La Razón y la red televisiva ATB, el Presidente y el Vicepresidente fueron ratificados con 63,1 por ciento de los votos a favor del “Sí” a nivel nacional, es decir, obtuvieron 9,4 puntos más que en las elecciones del 2005, cuando sacaron 53,7 por ciento.

Los prefectos que fueron ratificados son los opositores Rubén Costas (Santa Cruz), Ernesto Suárez (Beni), Leopoldo Fernández (Pando) y Mario Cossío (Tarija), además del oficialista Mario Virreira (Potosí). En cambio, los prefectos que fueron revocados de sus mandatos son los opositores José Luis Paredes (La Paz) y Manfred Reyes Villa (Cochabamba) y el oficialista Alberto Aguilar (Oruro).

JORNADA EJEMPLAR

Tras los comicios el Secretario General de la Organización de los Estados Americanos, José Miguel Insulza, se comunicó telefónicamente con el Presidente Evo Morales para transmitirle sus felicitaciones a él y a las otras autoridades refrendadas.

Además, dijo que durante la jornada “Bolivia rompió con todos los vaticinios que hablaban de violencia e intolerancia, y demostró su espíritu democrático y su ánimo de reconciliación”.

El máximo representante de la OEA sostuvo que “la organización hemisférica seguirá apoyando todo esfuerzo por buscar espacios de negociación entre el gobierno y los sectores opositores, y señaló que los resultados del referendo reflejan la voluntad del pueblo boliviano por vivir en armonía. Desde esta perspectiva los bolivianos reafirmaron su voluntad de resolver las controversias por medios pacíficos y democráticos, al concurrir mayoritariamente a las urnas”, según un comunicado del organismo internacional.

La Misión de Observación Electoral de la OEA desplegó 125 observadores en los nueve departamentos del territorio nacional, que recolectaron información en terreno sobre las condiciones en que se llevó a efecto la votación.

De acuerdo con el reporte hubo un 83 por ciento de participación en las mesas de sufragio observadas, de las cuales en el 80 por ciento hubo presencia de delegados de por lo menos uno de los partidos principales.

Además en el 91 por ciento de las mesas observadas se garantizó el voto secreto, mientras que en el 95 por ciento todas las papeletas fueron supervisadas y protegidas de forma apropiada, y en el 89 por ciento de las mesas de sufragio observadas se realizó el escrutinio de acuerdo con los procedimientos legales.

En cuanto a las irregularidades detectada por el organismo, en el 30 por ciento del interior y alrededores de los recintos de votación, hubo evidencia de propaganda electoral. Mientras que en el 32 por ciento de las mesas de sufragio observadas hubo votantes registrados que no pudieron votar por problemas con el padrón electoral, el horario de votación u otras razones

DECISIÓN DIVIDIDA

De acuerdo con el diario boliviano La Razón los resultados, donde fueron ratificados Evo Morales, Álvaro García, los opositores Rubén Costas, Ernesto Suárez, Mario Cossío y Leopoldo Fernández y el oficialista Mario Virreira. Fueron revocados Manfred Reyes Villa, José Luis Paredes y Alberto Aguilar, “lejos de generar condiciones para resolver la confrontación del país, fortalecen a ambos bloques en sus respectivas posiciones”.

El prefecto que mayor apoyo logró es el oficialista Mario Virreira, de Potosí, cuya votación por el “Sí” es de 75.9 por ciento. Entre los opositores, el mayor triunfo fue para Rubén Costas, de Santa Cruz (región que patrocinó un golpe de Estado y donde fue asesinado el “Che” Gevara); seguido de Ernesto Suárez, de Beni; Mario Cossío, de Tarija; y Leopoldo Fernández, del departamento de Pando.

Los cuatro opositores, según el diario, son los más sólidos miembros del Consejo Nacional Democrático (Conalde), entidad creada para hacer frente al gobierno de Morales. Estas autoridades esperaron la votación en medio de una huelga de hambre que exige al Gobierno la devolución de los recursos del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), que el Tesoro General de la Nación retiene para pagar la renta Dignidad, una ayuda social que actualmente es de 200 bolivianos mensuales (unos 28 dólares) para las personas mayores de 60 años.

De esta manera, el partido de gobierno se queda con el control de una sola prefectura, la de Potosí, aunque puede presentar candidatos para los tres cargos que estarán vacantes, asegura el diario.


HABRÁ DIÁLOGO

El martes pasado el mandatario indígena dijo en rueda de prensa ofrecida a los medios de comunicación internacionales: “No espero ninguna llamada de los prefectos, estoy esperando los datos oficiales de la Corte Nacional Electoral. Desde el momento en que se sepan los resultados oficiales se va a convocar a los prefectos, alcaldes para el diálogo”.

Según el Jefe de Estado, la participación masiva del pueblo en la consulta de la semana pasada, y cuyos resultados preliminares lo ratifican como Presidente de Bolivia, obliga a su gobierno, a las autoridades departamentales y la oposición parlamentaria a iniciar el proceso de diálogo.

No hay comentarios.: