lunes, agosto 18, 2008

Regresa la Guerra Fría

Como en los viejos tiempos Rusia y Estados Unidos arreglan sus diferencias y demuestran su poder invadiendo terceros países.

En el campo deportivo fue Georgia quien derroto a Rusia. Al finalizar el encuentro de volleybol de playa, en los juegos Olímpicos de Beijing, las atletas se abrazaron fraternas, mientras que en Europa los tanques militares rusos invadían a la ex república soviética, y el presidente francés intentaba un acuerdo de paz entre las naciones beligerantes.

La supremacía del ejercito rojo fue evidente en todo momento desde que inició el conflicto. De eso se trataba. Con estas acciones Rusia demostró no sólo que sigue siendo una potencia, sino que mantiene el control y la influencia sobre la región, a la cual Estados Unidos y sus aliados del antiguo bloque soviético buscan afanosamente acceder.

Por si fuera poco, Moscú se cobró la afrenta recibida a principio de año, cuando los países miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), avalaron y respaldaron militarmente la independencia de Kosovo frente a Serbia, a pesar de la férrea oposición del entonces presidente y hoy primer ministro ruso Vladimir Putin, quien en ese entonces aseguró que la acción alentaba a otros movimientos separatistas a lo largo del mundo.


ESTUVIERON CERCA

La noche del 8 abril, en la cumbre del pacto militarista de la OTAN en Bucarest, E.U. impulsó a Georgia y Ucrania para que fuesen admitidos como miembros plenos de la Alianza, sin embargo varios países, entre ellos Francia y Alemania se negaron. El argumento provino de parte de la canciller de Alemania, Ángela Merkel.

Ella aseguraba que la medida resultaba prematura, toda vez que el apoyo popular a la OTAN dentro de Ucrania es menor al 30 por ciento, mientras que Georgia no controla todo su territorio debido a conflictos con separatistas. La razón le asistió a la canciller, quien sabía, que incluir a esos países sería tocar las puertas de Moscú y provocar la ira del principal proveedor de hidrocarburos de Europa.

De haber sido aceptada Georgia, sus nuevos aliados hubiesen tenido que asistir en su ayuda con algo más que acuerdos de paz. Según el artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte, de 1949, «las partes acuerdan que un ataque armado contra una o más de ellas, que tenga lugar en Europa o en América del Norte, será considerado como un ataque dirigido contra todas ellas».


EL INICIO

Apenas un mes después de ser negada su entrada a la OTAN, en mayo, el ministro de Integración de Georgia, Temur Yakobashvili, advirtió que Rusia estaba tratando de provocar a su país para que iniciara un conflicto armado en la región.

El 15 de julio pasado Rusia lanzó una gran operación militar en el Cáucaso con 8 mil hombres. De acuerdo con el coronel Igor Konachenkov “Las fuerzas rusas se entrenan en vista del empeoramiento de la situación en la zona de conflicto entre Georgia y Abjazia y entre Georgia y Osetia del Sur”, según explicó el militar a la agencia rusa Interfax.

Un día después, 16 de julio, el Parlamento georgiano aprobó un aumento del 26.8 por ciento su presupuesto militar y el reclutamiento de 5 mil hombres, que se suma al aumento de efectivos militares, de 20mil a 32 mil, acordado el año pasado.

La tensión fue tal que el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, viajó a la región ese mes para proponer a las partes una iniciativa de paz que contempla la vuelta de los 250 mil refugiados georgianos de Abjazia, un plan de reconstrucción y desarrollo y, posteriormente, la negociación sobre el futuro estatus de la región.

Al final los esfuerzos fueron en vano, tropas de Georgia avanzaron sobre Tskhinvali, la capital de Osetia del Sur, de inmediato las fuerzas de paz rusas repelieron la acción. Como saldo, la otrora segunda potencia mundial reporto la muerte de mil 600 civiles. El jefe del Estado Mayor ruso informó que perdió 74 soldados en combate, con 171 heridos y 19 desaparecidos. Por su parte Georgia dijo que los muertos de su lado fueron 175, con cientos de heridos.


EL ORIGEN

El gobierno separatista en Osetia del Sur ha tratado de obtener la independencia formal desde su declaración de separación de Georgia en una cruenta guerra civil que se llevó a cabo durante la década de 1990. Como resultado Rusia desplegó tropas en la región bajo un mandato de paz. Sin embargo, es bien sabido que Moscú respalda a los separatistas quienes intentarían unificarse con el estado ruso de Osetia del Norte.

Las tensiones no son nuevas, Georgia fue absorbida por el Imperio Ruso en el siglo XIX y a inicios del XX se independizó por tres años (1918-1921), sin embargo tras la revolución rusa fue forzada a incorporarse a la naciente Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, donde permaneció hasta la disolución de esta en 1991.

En 1995 tras su formal independencia llegó al poder Eduard Shevardnadze, hasta que en 2003 un intento de este por manipular las elecciones legislativas ocasiono un escándalo que desembocaron en airadas protestas pidiendo su dimisión. Así en 2004 tras nuevas elecciones llegó al poder Mikheil Saakashvili, quien prometió realizar todas la reformas pendientes para culminar la democratización del país y abrirlo hacia el mercado, algo que ha logrado con cierto éxito, sin embargo el conflicto con Osetia del Sur y Abkahiza, han complicado su gestión.


FIRMAN LA PAZ

A mediados de la semana pasada ambos países se comprometen a no recurrir a la fuerza, a cesar las hostilidades de manera definitiva, a permitir el libre acceso de la ayuda humanitaria, a hacer retroceder sus tropas a las posiciones anteriores al conflicto así como a poner en marcha un proceso de discusión internacional acerca de la situación en Osetia del Sur y Abjazia.

Para alcanzar este acuerdo ha sido capital la actuación del presidente de turno de la Unión Europea, Nicolás Sarkozy. El francés se desplazó el martes por la mañana a Moscú para negociar el alto el fuego. El presidente ruso Dmitri Medvedev anunció el cese de las hostilidades y declaró: "El objetivo de la operación se logró. La seguridad de nuestras fuerzas de paz y la población civil está asegurada. El agresor ha sido castigado y sufrido bajas muy considerables'', dijo.

No hay comentarios.: