martes, septiembre 02, 2008

El sueño se cumplió

Fue el 28 de agosto 1963, cuando Martin Luther King pronunció aquel famoso discurso, donde decía: “Yo tengo un sueño. Que algún día, mis cuatro pequeños hijos vivan en una nación que no los juzgue por el color de su piel, sino por su carácter”. 45 años después, el pasado jueves 28, Barack Obama se convirtió en el primer afroamericano en ser nominado, por un partido mayoritario, a la presidencia de los Estados Unidos.

Si bien las elecciones internas para obtener la nominación del Partido Demócrata fueron cerradas, al final la principal contrincante de Barak Obama, Hillary Clinton, tomó los micrófonos la tarde del 27 de agosto, en plena Convención Demócrata para pedir que se suspendiera la última votación (que de antemano tenía ganada el senador de 47 años) para pedir se formalizara la nominación.

“Declaremos juntos en una sola voz, aquí mismo y en este momento que Barack Obama es nuestro candidato”, aclamó Clinton ante la convención.

Si bien la senadora por Nueva York había dicho a sus delegados que eran libres de votar por Obama, se esperaba que muchos de ellos siguieran fieles a su candidata lo que podría revelar la estrecha victoria de Obama sobre Clinton, y así restarle fuerza y legitimidad a su campaña.

El espectáculo protagonizado por la ex primera dama de los Estados Unidos, no sólo la convirtió en la estrella de la convención, sino que permite a su partido construir una candidatura sólida en la figura del político afroamericano.

Una noche antes, Hillary Clinton, solicitó a los demócratas cerrar filas detrás de su ex rival. “Estoy aquí como una orgullosa partidaria de Barack Obama”, afirmó nada más empezar su discurso en el Pepsi Center de Denver.



UN BUEN HOMBRE

Sin duda, la mejor defensora del ahora candidato presidencial es su esposa Michelle Obama, quien durante la convención de Denver pronunció el discurso más emotivo de cuantos tuvieron lugar en la convención. Michelle aseguró que su marido será un presidente extraordinario. “Barack y yo crecimos con muchos de los mismos valores: que uno trabaja duro por lo que quiere en la vida, que la palabra de uno es la ley y que uno cumplirá lo que ha dicho que haría”, añadió.

Durante los 20 minutos que duró su intervención la esposa del candidato demócrata recordó la trayectoria de su marido, quien dijo es alguien dispuesto a trabajar por los demás sin importar a que partido o ideología pertenecen.

Aseguró que como senador, Obama luchó para asegurarse que tanto los hombres como las mujeres que han servido a los Estados Unidos en una guerra, sean bienvenidos en casa “no sólo con medallas y desfiles, sino con buenos empleos y seguros médicos que incluyan la cobertura de atención psicológica”.

Con una voz segura de sí, pero que transmitía la emoción y nerviosismo del momento, la señora Obama continuó: “Es por eso que él está compitiendo. Por terminar la guerra de Irak de manera responsable; por construir una economía que sostenga a cada familia; por hacer que los servicios de salud estén al alcance de cada estadounidense, y para que cada niño en esta nación tenga una educación de clase mundial desde el preescolar hasta el colegio. Eso es lo que Barack Obama va a hacer como Presidente de los Estados Unidos de América”

EL TURNO DE BIDEN

Junto con Obama contenderá a la vicepresidencia el senador por Delaware, Joseph Biden, quien a decir del candidato demócrata “tiene esa inusual mezcla: durante décadas, ha llevado el cambio a Washington, pero Washington no lo ha cambiado a él. Es un experto en política extranjera, cuyo corazón y valores están afianzados firmemente en la clase media,” aseguró Obama.

Biden, de 65 años y presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, es uno de los expertos demócratas más reconocidos en asuntos internacionales, un área en la que Obama ha sido criticado por su falta de experiencia.

“Este hombre es un pragmático con una visión clara, que cumplirá con el trabajo,” dijo Biden refiriéndose a Obama.

Por su parte, Hillary Clinton describió a Biden, como un líder experimentado y excepcionalmente fuerte, y un servidor público comprometido. “El senador Biden será un vicepresidente determinado y dinámico que ayudará al senador Obama tanto a ganar la presidencia como a gobernar este gran país”, dijo. lC